Publicado el

Todo pasó muy rápido

Cambiar a borradorVista previaActualizarAñadir el título

La historia de Miki Barrero, Valiente con el dorsal 53, KOA Distance 2020

1. ¿Qué pasó por tu cabeza minutos antes de enfrentarte a la primera prueba de KOA Distance, los 5km en el agua? 

M. Buff…¡Muchísimas cosas! Fueron momentos de mucha tensión emocional. Ha sido un año muy difícil para todos. Todos hemos aprendido de la importancia de ser libres, del privilegio que tenemos de poder disfrutar de la VIDA, de sus experiencias, etc. Justo un año entero sin competir y ahí estaba invadido por el mismo cosquilleo y nerviosismo del primer día que debuté en un triatlón.

Miraba al horizonte, con aquella bonita estampa del sol amaneciendo en la playa de la Patacona y no aún me creía que estaba a punto de volver a competir.

Me acordé de mis padres que ya no los tengo conmigo, pero siempre están ahí. Pensé en mi mujer y mis hijos que esta vez no me habían podido acompañar. Visualicé todas las horas duras de entrenamiento, de incertidumbre, de desanimo por todas las competiciones canceladas y de repente escuché: ”Dorsal 53 Miki Barrero 10,9,8,7…..” ¡¡y ya no había vuelta atrás!! Sabía que iba a sufrir; el agua no es mi fuerte y este año prácticamente no había podido entrenar volumen. Empecé a correr por encima del agua y me dije: ¡Miki, disfrútalo!  

2. El segundo día está marcado por los 138km en bici, en los que, como ya bien sabes, después de superar los puertos de Alcublas, Montmayor, Almedíjar y Eslida, vuelves a reencontrarte con el Puerto de L’Oronet, pero tú reencuentro no fue el más deseado, tuviste un accidente. ¿Qué fue lo que te sucedió y en esos minutos, qué pasó por tu cabeza? 

M. Todo pasó muy rápido. Antes de coronar Eslida se me pasó por la cabeza decirle al equipo de cambiar la flaca por la cabra para afrontar el tramo de bajada y el enlace hasta la base de l’Oronet, pero finalmente decidí no hacerlo. Me notaba fuerte y decidí tirar a tope con la flaca. Llegando al tramo final de la carretera de servicio, justo un Km más o menos antes de llegar a la fatídica rotonda, el equipo me pasó con el coche. Teníamos previsto hacer el último avituallamiento pasada la rotonda antes de iniciar el tramo de enlace con el Puerto de L’Oronet. Iba acoplado y me despisté. Cuando me di cuenta tenía encima la curva cerrada a la derecha y en lugar de hacer un recto y entrar a la rotonda por detrás (no venía ni un coche), quise corregir la trayectoria y cuando me di cuenta me vi saltando por encima de la bicicleta. Ese momento lo recuerdo perfectamente y pensé que la carrera se acababa para mí. Ya en el suelo me levanté como un resorte y fui a coger la bicicleta. En ese momento llegó un coche y se paró. Yo mirando de reojo les dije si me podían ayudar, y sinceramente no me di cuenta ni fui consciente de que eran mis amigos hasta que no los ví allí intentando arreglar la cadena que se había enrollado en la patilla de cambio. Supongo, consecuencia del shock de la caída y los nervios y angustia del momento. Yo sólo quería subirme en la bici y continuar.

Ya subido en la bici de nuevo fui consciente que empezaba otra carrera muy diferente para mí. Tocaba acabar y defender la sexta posición. La esperanza de poder recortar minutos a los de delante se había desvanecido. El sillín del golpe se había bajado y era muy difícil pedalear sentado. Tuve que subir el Puerto de L’ Oronet pedaleando de pie. Recuerdo que el cardio me iba a tope. Ya no miraba wattios ni tiempo, sólo iba descontando Kms y mirando atrás para ver si venía alguien. Sabía que el dedo de la mano no tenia buena pinta, porque no me paraba de sangrar. La suerte es que la grasa que tenía en las manos escondía el alcance de la herida. Del dolor ni me acuerdo. La ganas de llegar me anestesiaron por completo.

3. Pese a tu accidente del segundo día, te pusiste las zapatillas para completar KOA Distance con la última prueba, el maratón y lo hiciste, lograste cruzar la meta. ¿Qué tres imágenes relatarías si tuvieras que describir el maratón en tres partes? 

M. La primera imagen la recuerdo antes de la salida en el Crossfit. Allí sentado, esperando a que dieran la salida, con dudas de si iba a ser capaz de soportar sobre todo el dolor de las costillas y de la rodilla. Había salido a calentar y las sensaciones no eran buenas, especialmente a la hora de respirar porque no podía hacer inspiraciones profundas. Tenía claro que iba a acabar aunque fuera andando, sólo por el respecto que me merecía la organización del KOA Distance y todos los Valientes que allí estábamos. Pero todos llevamos ese espíritu competitivo dentro y mi cabeza me dictaba que debía salir a competir y darlo todo con el objetivo de controlar la sexta posición de la clasificación.

La segunda imagen que tengo grabada es la de todas las muestras de cariño y ánimos que recibí de los Valientes y sus equipos, no sólo antes de empezar el maratón sino a lo largo del mismo. No recuerdo participante que no se cruzara conmigo y me diera un aliento de ánimo. Fue una sensación muy gratificante para mí, porque en el fondo sentía que se me estaba reconociendo el esfuerzo que estaba haciendo. Estos detalles son los que dan sentido a las locuras que hacemos y hacen grande al deporte.

La tercera imagen, por su puesto la de mi entrada en meta. Lo había vuelto a conseguir. Siendo fiel a mi lema “NEVER EVER GIVE UP”, allí estaba agarrando la cinta de Finisher de mi primer Half Ultraman. Recuerdo que me tiré al suelo con muchas ganas de llorar y de sacar la rabia acumulada. Había sufrido mucho en carrera, especialmente en la zona de la Albufera donde la zona de tierra y piedras no ayudaron a mis costillas.

4. Cierra los ojos y visualiza que vuelves a estar nadando, encima de la bici y sumando los kms de la maratón del último día ¿Qué recuerdos tienes de KOA?

M. Tengo el recuerdo de una competición organizada desde el corazón y desde unos valores que te abducen y atrapan durante los tres días de competición. Tengo el recuerdo de una familia de Valientes que jamás olvidaré y que ya forman parte de mi círculo de colegas y amigos. Tengo el recuerdo de unos voluntarios fantásticos que se preocuparon de todos los detalles y nos mimaron durante toda la competición. Tengo el recuerdo de una experiencia que algún día quiero volver a VIVIR.

¡¡Gracias KOA!! ¡¡Gracias David!!

Publicado el

No eres tú solo ante una prueba

La historia de Jesús Jaro, Valiente con el dorsal 51, KOA Distance 2020

Tu historia en KOA Distance empezó mucho antes de que la prueba arrancase, pues tu participación pendía de un hilo por la difícil situación que se vivía esos días en Madrid a causa de la COVID-19. ¿Qué pasaba por tu cabeza?

J. Una vez acabado el verano, la situación en Madrid al igual que en toda España cada día era más complicada y mi preocupación iba aumentando día a día. Las semanas previas a la competición tenía la sensación de si no estaba entrenando para nada. Los últimos días fueron duros psicológicamente, además del estrés que generan los preparativos (logística, llevar la bicicleta al taller, preparar la nutrición, etc.), se sumó todas las noticias que iban surgiendo de si se prohibirían los desplazamientos. Recuerdo noches antes de la prueba de no poder dormir por la preocupación de no saber si había entrenado durante tantos meses, para luego quedarme a las puertas. Hasta que no me vi el jueves por la tarde con el dorsal en mi mano, no pude empezar a concentrarme en lo que me esperaba al día siguiente.

Aun habiendo arrancado la prueba el viernes, tenía la preocupación de si Laura (mi pareja) iba a poder venir. Terminada la primera etapa, en la cima de La Frontera, sin apenas haberme bajado de la bicicleta le llamé para celebrar con ella, aunque fuese por teléfono, que había terminado. Nada más darle la noticia de que había finalizado, me dio ella a mí la noticia que entraba en Madrid el estado de alarma. No sabía si iba a poder desplazarse aun no estando en una zona confinada. Por suerte, pudo coger el tren y estar en las siguientes dos etapas conmigo.

Buscar una solución, incluso cuando parecía que no era viable. Ya lo acabas de adelantar en la primera pregunta, que llegaste a Valencia pensando que Laura, tu pareja, no podría acompañarte en esta aventura y finalmente fue así. ¿Qué significan para ti estas tres palabras que escribiste en una publicación de tu Instagram: Equipo – unión – suma?

J. Así es, tuve que ir a Valencia yo solo el jueves porque no me podía acompañar y con la situación que había en Madrid no sabía si iba a poder venir algún día.

Para mí las palabras equipo – unión – suma, son tres palabras que le dan el significado a mi vida en general y que extrapolo a este deporte. En una prueba como KOA cobran más sentido aun. No eres tú solo enfrentándote a una prueba de larga distancia, sino que dependes también de un equipo. Haces participes a los demás de tu sueño, con el sentimiento de unidad que genera ser un equipo sumando los esfuerzos de cada uno.

Además viniste a Valencia sin tu equipo de apoyo, ¿crees que eso condicionó tu participación en KOA Distance 2020?

J. Antes de comenzar la prueba pensaba que sí que iba a condicionarme mucho. En una prueba como KOA dependes mucho de tu equipo de apoyo, son tres días y muchas horas en la que tu equipo cobra mucha importancia a la hora de la nutrición, de guiarte en los recorridos, de apoyarte en los momentos de dudas que te puedan surgir….

Había planificado toda la prueba con mi equipo de apoyo para tenerlo todo atado cada día y con toda esta situación la semana de antes vi que no podrían estar conmigo. Estaba dispuesto incluso a participar en la prueba sin ningún tipo de ayuda, pero la organización me proporcionó un equipo al cual no puedo estar más agradecido. Los conocí la tarde previa al inicio de la prueba y desde el primer momento hicimos un gran tándem. En ningún momento me faltó de nada, la coordinación fue perfecta. Dudo que pudiera haber tenido un equipo mejor. No tengo más que palabras de agradecimiento hacia ellos, sumado a que Laura pudo estar sábado y domingo hizo que todo fuese rodado. Gracias Vicent, Jonhy y Laura.

Cierra los ojos y visualiza que vuelves a estar nadando, encima de la bici y sumando los kms de la maratón del último día ¿Qué recuerdos tienes de KOA?

J. De disfrutar de cada brazada, de cada pedalada y de cada zancada. Pero no solo de cuando estaba nadando, encima de la bici o sumando los kms de la maratón, sino de todo lo que rodea a KOA. Del trabajo de la organización y voluntarios, de los momentos previos a las salidas, de los rezos, de los momentos al llegar a meta cada uno de los días, de compartirlos con tu equipo y el resto de participantes…

Todavía un mes después se me ponen los pelos de punta recordando momentos de la prueba. Sin duda son recuerdos que se quedan grabados para toda la vida y me gustaría hacer crecer en el futuro.